Art Spiegelmann

Etienne Davodeau

Didier Comes

Yves Chaland
volver

La Mala Gente de Etienne Davodeau

Por mucho que pueda parecer, no me considero un fanático freak de los cómics. Quiero decir que no sigo fervorosamente las ferias, salones...del cómic ni las últimas novedades del mundillo a través de blogs u otras publicaciones. Toparme con Davodeau fue casi una casualidad.
Como coleccionista de serigrafías, en internet encontré una que tenía muy buena pinta y la compré. Al recibirla en mi casa y verla al natural me sorprendió gratamente haber adquirido una obra, que no sólo gráficamente era muy buena, sino que técnicamente resultaba sorprendente ( su título “L'heure du thé”; 13 pasadas de color con una tirada limitada a 60 unidades firmadas por el autor y numeradas). Con el regusto de una inversión bien hecha indagué en la red, algo relacionado con Davodeau y descubrí que se trataba de una revelación de lo que en Francia llaman, la “bande desinée”. Obras consideradas de relevancia de este autor: Caída de Bici, El Testimonio, Un Hombre ha muerto y Lulú por nombrar las publicadas en España, y por supuesto la que aquí comento La Mala gente.
Un autor europeo.
No hay ninguna duda de que en Europa nos enfrentamos a todo de otra manera y el Sr. Davodeau lo demuestra con esta obra considerada por muchos, su obra maestra.

Serigrafía L'heure du thé. Etienne Davodeau
Desde mi punto de vista y aunque se trate de una novela gráfica, yo la llamaría documental gráfico. Lo que indico es obvio cuando nos situamos en el segundo capítulo. Etienne describe la vida de sus padres en clave de documental haciendo especial hincapié en su lucha sindical en la Francia de la posguerra, que por miedo al bolchevismo, veía que el sindicalismo no era más que un intento de desestabilizar al país. La obra llega a su fin cuando el Sr. Miterrand se convierte en el primer presidente socialista de Francia (1981).
Evidentemente esto es un escueto resumen de lo que es la historia que nos presenta el Sr. Davodeau. Lo que nos encontramos no es tan ligero y llega a ser harto complicado. La razón de su complejidad radica en la intención de situar al lector en esa época concreta, el contexto socio-político .
Davodeau, en mi opinión, no lo consigue del todo pues se echa de menos un mayor compromiso descriptivo (cuestión que el autor intenta salvar con numerosos pie de página explicativos). Digo esto, porque cuando me acerco a una obra gráfica no tengo la costumbre de tener un libro de consulta histórica al alcance. Pretendo que me entretengan, me expliquen, me ilustren, pero no teniendo que recurrir a más información externa para entender. Por ello, es posible que en Francia esta sea una obra excelente, pero fuera de sus fronteras, a menos que alguien se empape de la historia reciente de nuestro país vecino, hay muchos aspectos de difícil comprensión, al menos en la dimensión que probablemente el autor pretenda.
A grandes rasgos esto resume la obra, que en muchos aspectos recuerda al Maus de Art Spiegelman. Sobre todo su estructura básica. La gran diferencia reside en que la vida de los padres de uno luchan pura y duramente para sobrevivir o al menos vivir un día más (Maus), contrasta con la lucha ideológica que se desarrolla en una época y en un país no muy favorable para estas cuestiones cercanas al comunismo (La Mala Gente); no hay comparación posible. Pero dejando de lado este aspecto recalco que, si mis datos son fiables, terminó esta novela gráfica en el 2005, cuando nadie pensaba en que tres años más tarde el mundo sufriría una crisis financiera nunca vista. No es que esta obra fuera premonitoria, ni mucho menos. En absoluto fue esa su intención, pero llegados al 2012 sería recomendable su lectura para que no olvidemos que los avances, los logros, los bienestares no se consiguen por sí solos, sino que hay gente anónima detrás de muchos cambios; anónima y valiente. De eso trata la obra de Etienne Davodeau, contada a través de sus padres.
Una lucha de personas anónimas y valientes, que con acercamiento al sindicalismo, justificado en la época en la que vivieron, vieron que al final del camino hubo esperanza. Es una obra de difícil acercamiento para alguien que no sea francés o no esté muy versado en la historia de Francia.
Por otro lado considero que, como he mencionado anteriormente, más bien me parece un documental gráfico que intenta confundirnos introduciendo ritmo con los manoseados flashbacks – recurso muy cinematográfico – pero que aquí solo
complican más la comprensión de la historia. Sinceramente no sé exactamente cual es el fin que persigue Davodeau, aunque en el inicio de mi exposición haya intentado resumirlo. No me queda claro si lo que quiere es hablar de sus padres, la lucha sindical o los cambios habidos hasta que Miterrand es elegido como primer presidente socialista de Francia. Sí es recomendable visualmente hablando. El aspecto gráfico es más sobresaliente que su guión. No es la línea clara por la que personalmente siento predilección, pero sí es un grafismo muy adecaudo con una muy buena interpretación de los claro-oscuros. Esta es otra obra sin color, igual que Maus y que otras que voy a comentar. La razón de la ausencia de color en este caso también puede ser una clara intención del autor ya que en aquellos años predominaba en todo lo audiovisual. No sé si es un error o no, pero le da un aire más pesimista, más trágico a todo. Es un recurso en muchas artes. Me atrevería a decir que la obra en color, vistos los demás trabajos de Davodeau, ganaría bastante. Muchos detalles muy bien resueltos. Las viñetas son correctas e incluso sorprende su sencilla, pero efectiva disposición. La intercalación de imágenes sin personas, sin bocadillos, permiten disfrutar del dominio artístico de Davodeau y descansar un poco de tanta información-desinformación, tomar un respiro.

En mi opinión, falla lamentablemente en el guión ( véase la colaboración Uderzo-Goscinny, Francq-Van Hamme, Morris-Goscinny). Cuando se dé esa unión con un buen guionista, es posible que podamos señalarle como uno de los grandes
nombres del octavo arte.

Otras obras de E. Davodeau publicadas en España:

Portada Caída de bici

Portada
Ha muerto un hombre

Portada Lulú (1ªp.)

Portada Lulú (2ªp.)

Portada El Testimonio